Ninguno
La religión como fenómeno social: ¿reabrir las iglesias durante una crisis sanitaria?
14 de octubre de 2020

​Como parte de las medidas adoptadas en marzo del presente por el Estado durante la crisis sanitaria generada por el COVID – 19, se adoptó el cierre de los lugares públicos, como centros comerciales, turísticos, restaurantes, e incluso las iglesias a fin de evitar aglomeraciones y el contagio del virus. En este contexto, desde junio y julio el Estado ha permitido la reapertura de locales comerciales y restaurantes, como parte de la reactivación económica del país, mientras que desde octubre ha permitido la realización de actividades deportivas individuales o en pareja, a fin de promover la salud mental y física de la población. No obstante, los espacios de culto religioso, como las iglesias, aún no han sido considerados para su apertura.

De acuerdo a Paola Corrente, profesora del Departamento Académico de Humanidades de la Universidad del Pacífico e investigadora del CIUP, todas las religiones tienen - como característica – un lugar sagrado a donde ir que brinda una sensación de protección y cercanía, ya que la divinidad se encuentra en ese espacio. Los lugares y actos públicos forman parte de la práctica religiosa, lo que es más necesario en un contexto como el actual, donde no existe una certeza de lo que ocurrirá y lo único que les queda a las personas es recurrir a la fe.

"(En el contexto actual) la medicina aún no sabe cómo manejar esta enfermedad, la política no sabe qué hacer, eso está pasando en todo el mundo, y lo único que queda para la gente es la religión. Creo que desde ese punto de vista para las personas ha sido fuerte el no poder ir a la iglesia, porque a veces, simplemente ayuda ir a la iglesia, uno se siente amparado, simplemente con este gesto", señaló Corrente.

Por otro lado, la crisis sanitaria ha obligado a la Iglesia a emplear nuevos medios de comunicación con sus fieles, como ha sido su incursión en las redes sociales, así como su reposicionamiento en los medios de comunicación. Sobre este punto, Corrente nos explica que la religión – como fenómeno cultural - se caracteriza por ser un sistema de comunicación desde un principio, siendo sus principales canales los profetas y Jesús, quienes predicaban sus mensajes. "La religión comunica, porque si no cómo hace para difundirse. Puede comunicar a través de las personas: de los curas, los profetas, los misioneros; a través de los libros: la Biblia, el Corán, etc.; con el arte: con la pintura, las estatuas, la música. Ahora, en la época de la globalización lo hace con internet. Lo sabe hacer porque la religión nace como un sistema de comunicación, simplemente se adecua a lo nuevo y lo hace muy bien, porque su sobrevivencia depende de la difusión del mensaje", apuntó.

Religión y economía

El pasado 8 de octubre el presidente de la República, Martín Vizcarra, anunció la reapertura gradual de las iglesias, aprovechando el escenario de la ciudad de Ayacucho, considerada como una de las localidades más religiosas. No obstante, su ministra de Salud, Pilar Mazzetti señaló no tener contemplado el tema, debido a la falta de protocolos sanitarios que permitan prevenir los contagios de COVID – 19.

Para Paola Corrantes la postergación de la reapertura de iglesias se explica en que las actividades religiosas no son consideradas como actividades productivas en sí, que aporten con la reactivación económica del país, pese a que sí contribuyen a la salud mental de las personas.

Adicionalmente, nos recuerda que sí existe una economía de servicios que se genera a partir de la práctica religiosa, como son las peregrinaciones, procesiones y festividades. "(…) la gente, cuando va a una fiesta religiosa, se siente contenta, va afuera a comer, sale a comprar cosas, porque es una celebración, una fiesta. También hay gente que guarda dinero para estas ocasiones y compra cosas, aunque sea un suvenir, eso hace girar la economía", señaló.

En este sentido, opinó estar a favor de la reapertura de las iglesias sin que se ofrezcan servicios religiosos, ya que el simple hecho de acudir al espacio ayuda a las personas a descargarse y sentirse protegidos, especialmente para quienes han perdido seres queridos y necesitan la espiritualidad.

No obstante, resaltó que esto implicaría un compromiso por parte de todos los involucrados en seguir los protocolos de distanciamiento social, especialmente de quienes acuden, ya que se ha visto que en otros espacios públicos no respetan las normas de convivencia que exigen la actual crisis sanitaria.​

Etiquetas
religión economía cultura coyuntura

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Noticias recientes

​"Al permitir la producción de transgénicos a Perú, la biodiversidad que nos caracteriza se vería afectada por la deforestación para dar paso a monocultivos como soya o maíz, cultivos no necesariamente demandados por el mercado internacional". Escribe Angie Higuchi, Investigadora y Profesora de la Universidad del Pacífico

​DataJam Pasos Libres 2020 es el primer concurso global para desarrollar soluciones para la lucha contra la trata de personas basadas en análisis de datos, en el que el equipo multidisciplinario LawIt, conformado por alumnos y egresados de la Universidad del Pacífico, obtuvo el tercer puesto con su proyecto "Trata brújula", que emplea la tecnología de Machine Learning para predecir la cantidad de casos de trata en el Perú. 

​"Nos guste o no, el volumen esta en ese sector informal por lo que es necesario llegar oportunamente al retail respectivo para que en el momento de la compra nos encuentren". Escribe Manuel De la Barrera, profesor de la Universidad del Pacífico.

​