Ninguno
La reforma laboral en cuestión
26 de octubre de 2021

​"Nuestro país necesita fomentar la creación de empleo formal ("con seguro") y compite con todos los países para atraer la inversión privada, que es lo único que genera empleo en el tiempo", escribe Jorge Toyama, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad del Pacífico. Columna publicada en Gestión.

Las crisis sanitaria, económica y política siguen destruyendo empleos y dificultan la creación de trabajos formales con protección social.   Todos tenemos el mismo diagnóstico: alta informalidad (casi 80%), bajos sueldos (han caído en promedio 100 soles en la pandemia) y escasa protección social (uno de cada cuatro peruanos tiene seguro regular). 

¿Qué hacer? Los sindicatos exigen prohibir las tercerizaciones, fomentar la negociación colectiva, reducir los plazos fijos, más protección para dirigentes sindicales, limitar las suspensiones, etc.    Las empresas proponen reducir los costos, facilitar los despidos, promover la contratación de jóvenes y tiempo parcial, etc. 

Todos los proyectos de leyes relevantes deberían pasar por el diálogo social, antes de ser aprobados por el Congreso.  El Gobierno debería convocar a sindicatos y empresas reinstalando el Consejo Nacional del Trabajo (CNT).  El diálogo tripartito, técnico y en la búsqueda de la mayor protección social,  debería ser la vía para el debate de "lo laboral".    Si hay consenso entre sindicatos y empresas y la propuesta no impacta en otras políticas públicas, el Congreso lo tendría que convertir en ley.  Solo las normas que cuentan con un consenso social tienen mayor legitimidad y un impacto sostenible. 

Nuestro país necesita fomentar la creación de empleo formal ("con seguro") y compite con todos los países para atraer la inversión privada, que es lo único que genera empleo en el tiempo.   Por ejemplo, conocemos que la Sociedad Nacional de Industrias y la CGTP están reuniéndose para generar espacios de diálogos bilaterales. Ese tipo de esfuerzos son positivos. 

En esta difícil coyuntura, necesitamos normas que promuevan la contratación juvenil (son los más golpeados -junto con las mujeres- en la pandemia), fomenten la reconversión laboral a empleos que requiere el mundo post covid,  incentiven la inversión en capacitación laboral, reduzcan la intervención estatal y promuevan las negociaciones individuales y colectivas. Asimismo, requerimos políticas y normas que persuadan y fiscalicen, según corresponda, para lograr el aseguramiento universal, con el objetivo de que todos tengamos protección social (salud y pensiones). 

Etiquetas
empleo reforma derechos laborales

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Noticias recientes

​"Los pequeños agricultores, actores preponderantes que garantizan esta seguridad alimentaria, han sido fuertemente golpeados en la reducción de sus ingresos por el cambio climático y la pandemia, además del incremento de precios en insumos importados, restricciones logísticas, entre otros". Escribe Angie Higuchi, profesora e investigadora de la carrera de Administración, departamento de Ciencias Empresariales, Universidad del Pacífico. Columna publicada en el diario Gestión.


Tanto las exportaciones tradicionales como no tradicionales registrarán nuevos hitos, aunque para el 2022 se proyecta un menor crecimiento, reportó Edgar Vásquez Vela, de Adex, durante su conferencia magistral en el VI Simposio Internacional sobre Relaciones entre América Latina y Asia Pacífico.

​Gonzalo Delgado, director del Centro de Estudios sobre Minería y Sostenibilidad (CEMS) de la Universidad del Pacífico, explicó los distintos escenarios que podrían ocurrir si en Ayacucho se llega a un cierre de minas no programado y no implementado de acuerdo con la actual reglamentación y legislación.