Ninguno
Propuestas electorales y política fiscal, por Carlos Casas
05 de mayo de 2021

​Columna de opinión de Carlos Casas, decano de la Facultad de Economía y Finanzas de la UP, en diario Gestión.

Ahora que estamos en plena campaña para la segunda vuelta que nos llevará a elegir un presidente, vemos que surgen propuestas de todo tipo a las que muchos han tildado de populistas. Cuando hablamos de populismo nos referimos a ofrecer lo que la gente necesita sin medir los costos que ello implica. 

Por ello es necesario recordar cómo nos encontramos fiscalmente después de un año de fuertes presiones fiscales como fue el año 2020 debido a la pandemia que aún nos sigue afectando. En primer lugar, los ingresos han caído significativamente debido a la paralización de la actividad económica en el segundo trimestre del año pasado y la relativa recuperación que se dio en el segundo semestre del año. Por otro lado, los gastos mantuvieron su nivel e incluso se incrementaron ligeramente debido a lo que implicaba manejar la pandemia: gastos en atención de salud, compra de vacunas y el apoyo que se brindó a las personas a través de los bonos y a las empresas a través de garantías para acceder al crédito. Estas acciones eran necesarias pero nos pasaron un costo alto debido al deterioro de nuestra situación fiscal: El déficit fiscal llegó a una cifra cercana al 9% del PBI y el endeudamiento subió 8 puntos porcentuales con respecto al producto. 

En este contexto es que debemos pensar las propuestas y las restricciones a las que nos enfrentamos. En primer lugar, los ingresos fiscales seguirán siendo reducidos mientras se recupera la actividad económica, y luego tenemos el cáncer de nuestra economía, que es la informalidad. Con el alto porcentaje de informalidad existente, es necesario impulsar la mejora de la productividad de las empresas, que en ese contexto es aún más urgente debido al cambio productivo que se viene dando en el mundo, donde nuevas tecnologías han llegado para quedarse. Eso es lo que asegurará que los ingresos fiscales aumenten de manera significativa y sostenible y permitirá financiar todos los gastos que son necesario y urgentes en el país. 

Cualquier medida que implique un deterioro de la situación fiscal tiene efectos en el largo plazo. Un mayor gasto se financia con impuestos o con deuda. Sin duda, por el lado de los impuestos, se puede avanzar fiscalizando e imponiendo fuertes sanciones a los que evaden o usan artilugios legales para pagar menos impuestos.Eso es potestad del Estado, pero existe un debido proceso para ello, el cual puede agilizarse, pero respetarse. Cargar más impuestos a los que ya pagan y lo hacen puntualmente sería nefasto y tendrá dos efectos importantes: El priero es que perderemos competitividad y nos hará menos atractivos para la inversión, sea nacional o extranjera, y es justo lo que necesitamos para generar más crecimiento, junto con otras reformas impostergables. El segundo es que se generarán incentivos negativos para la actividad productiva. No se trata de destruir en lo que ya destacamos a nivel internacional sino de construir sobre lo ya andado.


Etiquetas
Carlos Casas Economía

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Noticias recientes

En el marco del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, Ari Caramanica, profesora del Departamento Académico de Administración e Investigadora del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico, nos advierte la importancia y necesidad de realizar cambios urgentes para reducir la vulnerabilidad del Perú frente a las sequías y el cambio climático.

Egresada de Economía de la UP, Sofia Aron Said, tiene experiencia trabajando en los ministerios de Educación y de Economía y es fundadora de 180 Degrees Consulting (UP-Lima) e Impacta, organizaciones que involucran a los estudiantes con la sociedad y la gestión pública.

Diego Winkelried, jefe del Departamento Académico de Finanzas de la Universidad del Pacífico e Investigador CIUP, destacó los beneficios de garantizar la estabilidad macroeconómica en el país y cómo afecta a los peruanos.