Ninguno
Ataque con granadas: Tipificarlo como terrorismo no cambiará en nada la inseguridad
10 de septiembre de 2015
Luis Gurmendi, profesor de Derecho de la Universidad del Pacífico, explica la controversia en el interior del Ejecutivo sobre la inseguridad ciudadana, a raíz de los recientes ataques de extorsionadores con granadas.

​Dos ministros discreparon sobre el hecho de considerar como terrorismo el uso de explosivos por los delincuentes. La noticia de la muerte de un policía por una granada dejada por extorsionadores despertó este debate, debido a los constantes casos que utilizan esta misma modalidad. Para analizar el tema, recurrimos a Alonso Gurmendi​, profesor de Derecho de la Universidad del Pacífico, quien antes de contestar las preguntas nos comentó que en el Derecho Internacional no hay un consenso sobre la definición de terrorismo, sino que cada país tiene la suya.

Dicho esto, leyó en voz alta el Decreto Ley Nº 25475 que precisa quién es considerado un terrorista en  el Perú: “El que provoca, crea o mantiene un estado de zozobra, alarma o temor en la población o en un sector de ella, realiza actos contra la vida, el cuerpo, la salud, la libertad y seguridad personales o contra el patrimonio, contra la seguridad​ de los edificios públicos, vías o medios de comunicación o de transporte de cualquier índole, torres de energía o transmisión, instalaciones motrices o cualquier otro bien o servicio, empleando armamentos, materias o artefactos explosivos o cualquier otro medio capaz de causar estragos o grave perturbación de la tranquilidad pública o afectar las relaciones internacionales o la seguridad de la sociedad y del Estado”.

¿El uso de granadas por la delincuencia encaja en esta definición de terrorismo?

Para mí, no encaja. La granada la tiraron no para provocar zozobra, sino para matar a alguien por un ajuste de cuentas. Sendero Luminoso, por ejemplo, no quería ajustar cuentas con nadie: simplemente quería generar temor. 

Entonces, ¿ningún acto de una pandilla o grupo criminal puede ser terrorismo

Claro que sí, pero debe encajar en la definición.

¿Las granadas no pueden constituir un agravante para considerarlo como terrorismo?

Qué tan inusual sea el medio empleado no importa tanto. Si yo asalto a una persona con una bazuca en vez de una pistola, no por eso es terrorismo: el tipo penal sigue siendo una persona que roba a otra con arma de fuego. Entonces, no por usar granadas como método de ajuste de cuentas puede tipificarse como terrorismo. Si la granada hubiera sido tirada en un municipio o en una manifestación pública o para matar por motivos políticos o para generar miedo, sí sería terrorismo.

¿Y necesariamente tiene que estar detrás una organización ideológica como da a entender el ministro de Justicia, Gustavo Adrianzén?

En el Derecho Internacional, la mayoría coincide en que para que sea terrorismo tiene que haber un acto ilegal violento y un estado de miedo en la población, pero nadie se pone de acuerdo sobre si además debería existir un objetivo político. En el Perú, no existe este último elemento en la definición. Lo que sí te habla la ley es que es un agravante pertenecer a una organización de este tipo.

Otro punto que menciona el ministro de Justicia es que estos hechos son aislados. ¿Un acto terrorista tiene que ser sistemático?

Yo no considero que el terrorismo tenga que ser prolongado en el tiempo para ser considerado como tal. Puede haber un acto terrorista aislado y una serie de actos terroristas.

¿Es necesario modificar la ley para tipificar estos actos como terrorismo tal como propone el ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe?

Me parece forzar un tipo penal para satisfacer de la manera más rápida y fácil el llamado de​ la población de seguridad. Es como dar un mensaje psicológico a la sociedad de que ahora sí están enfrentando el problema, porque al ser terrorismo se elevarían las penas, pero al final solo se trata de un cambio de nombre. En el fondo, todo seguirá igual. Lo que pasa es que muchos piensan que con este cambio ahora sí no van a soltar a estas personas, porque como son terroristas le van a denegar derechos. Y eso no es así: todos los decretos ley de tiempos de (Alberto) Fujimori han sido reformados para cumplir con los derechos humanos. Por eso tuvimos que volver a juzgar a los cabecillas de Sendero Luminoso.

¿No serviría como un disuasivo?

Simplemente se elevarían las penas. Es decir, los acusados irán más tiempo a una cárcel tipo Lurigancho, donde tendrán celular y coordinarán un montón de delitos. Incluso, se podrían escapar o salir rápido por buena conducta. Pero seguirán siendo mafiosos. No creo que los que delinquen piensen que los van a atrapar ¿Qué cambia con ponerle el nombre de terrorismo y subirle las penas? Si todo sigue igual, ¿por qué sería disuasivo? ¿No le dicen a nuestras cárceles ‘la maestría  del delincuente’? Solo estaríamos alargándoles la maestría, nada más.

¿Es otra falacia más para combatir la inseguridad ciudadana?

Es atacar las consecuencias y no las causas del problema. Yo soy un creyente en atacar las causas. Si queremos mejorar la situación de inseguridad en el país, tenemos que reformar el Poder Judicial, mejorar el sistema carcelario, invertir en educación, atender las necesidades de las población en riesgo, etc. El adolescente no se mete a delinquir porque nace así. Hay algo que hace que termine en una pandilla. En ese proceso debe intervenir el Estado y frenar todo de golpe.

¿Y qué piensas sobre la campaña “chapa tu ‘choro’ y déjalo paralítico”?

Es un colapso del contrato social entre la gente gobernada y el Gobierno. Hemos terminado en una especie de ley de la selva, donde no se sabe quién decide quién es el delincuente, qué acto es un delito y cuál es la pena proporcional. Es el síntoma del colapso total de un Estado que no se ha encargado de atender la inseguridad en las causas, sino en las consecuencias.  Y lo más triste es que ante esta situación solo ha respondido con lo mismo: elevar las penas. 

(Foto: Andina)

Etiquetas
Alonso Gurmendi seguridad ataque con granadas inseguridad ciudadana

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Noticias recientes

​"Los pequeños agricultores, actores preponderantes que garantizan esta seguridad alimentaria, han sido fuertemente golpeados en la reducción de sus ingresos por el cambio climático y la pandemia, además del incremento de precios en insumos importados, restricciones logísticas, entre otros". Escribe Angie Higuchi, profesora e investigadora de la carrera de Administración, departamento de Ciencias Empresariales, Universidad del Pacífico. Columna publicada en el diario Gestión.


Tanto las exportaciones tradicionales como no tradicionales registrarán nuevos hitos, aunque para el 2022 se proyecta un menor crecimiento, reportó Edgar Vásquez Vela, de Adex, durante su conferencia magistral en el VI Simposio Internacional sobre Relaciones entre América Latina y Asia Pacífico.

​Gonzalo Delgado, director del Centro de Estudios sobre Minería y Sostenibilidad (CEMS) de la Universidad del Pacífico, explicó los distintos escenarios que podrían ocurrir si en Ayacucho se llega a un cierre de minas no programado y no implementado de acuerdo con la actual reglamentación y legislación.