Ninguno
Al maestro con cariño: Estuardo ‘Tallo’ Marrou, rector emérito de la Universidad del Pacífico
21 de enero de 2021

​Entre el negocio de la educación y la cátedra universitaria. Una anécdota que marcó una vocación y un destino. Fuente: Alumni UP Nro. 30.

Hay un dato histórico muy simpático que concierne a Estuardo 'Tallo' Marrou, apreciado y representativo profesor de la Universidad del Pacífico (UP), y a Raúl Diez Canseco y Carlos Boloña, dos exalumnos que con el tiempo se convirtieron en prominentes personajes del quehacer empresarial y político peruano.

Corría el año de 1962 cuando 'Tallo' y su amigo Enrique Chocano decidieron trasladarse de la Facultad de Contabilidad de la Universidad Católica a la Facultad de Economía y Administración de la recién inaugurada Universidad del Pacífico (UP). En aquel tiempo, la Católica era subvencionada por el Estado, por lo que el semestre de estudios costaba alrededor de 100 soles (27 dólares aproximadamente). En cambio, el semestre en la Universidad del Pacífico llegaba a los 900 soles.

'Tallo' y Enrique se rompían el coco imaginando cómo iban a solventar el pago de la nueva universidad, cuando un chiquillo del colegio Santa María Marianistas se les acercó para preguntarles si podían prepararlo para el próximo examen de admisión de la UP. Y fue entonces que se les prendió el foco.

Como comenzar el proyecto con un solo alumno no era suficiente para cubrir los costos operativos, le dijeron si podía reunir a otros jóvenes con el mismo interés. Así que el primer día de clases se aparecieron cinco muchachos, todos alumnos del quinto de media del colegio Santa María, listos para ser entrenados para el examen de admisión de la UP ese fin de año. Los chicos, todos entre 16 y 18 años, eran Raimundo Morales, Alfonso Brazzini, Fernando Montero, Carlos Granda y Enrique Labarthe. "Así que pusimos manos a la obra, los preparamos para el examen de septiembre a diciembre y, felizmente, todos ingresaron", recuerda Estuardo.

"En enero abrimos la academia (la academia, así nomás, sin nombre propio) y ya no llegaron cinco, sino 25 alumnos; y no solo del Santa María, sino también de la Inmaculada, la Recoleta y el Markham", precisa Estuardo. La noticia de que en Lima había una academia que preparaba para el examen de admisión de la UP corrió como reguero de pólvora. De 1963 a 1966 ganaron prestigio y público, teniendo incluso que contratar más profesores para atender a grupos de 30 alumnos en dos horarios. "En aquella época llamó gratamente la atención de los padres el hecho de que les enviáramos reportes quincenales sobre el rendimiento de sus chicos, advirtiendo, en algunos casos, que si no se esforzaban no iban a ingresar".

En 1966 el dúo de emprendedores había terminado la universidad y, muy empeñosos ellos, también habían obtenido sendas becas Fullbright para estudiar sus maestrías en los Estados Unidos. "Nos ayudó mucho el dinero ganado en la academia, pues la beca no cubría el 100% de los gastos", recuerda 'Tallo'.

"Unos días antes de viajar se nos acerca Raúl Diez Canseco, entonces estudiante de Economía de la UP, que ya mostraba habilidades para los negocios, para decirnos, como tanteándonos, cómo podría hacer él para continuar con la academia, y si tendríamos algún inconveniente en darle el material didáctico con el que habíamos venido trabajando". Fue de esta manera como Raúl Diez Canseco y Carlos Boloña se iniciaron en el negocio de la educación. Le pusieron a la academia el nombre de San Ignacio, en honor al local donde empezaron a funcionar, que había sido alquilado por los padres jesuitas.

Esa es la historia. Raúl Diez Canseco y Carlos Boloña siguieron el rumbo del negocio de la educación, la empresa y la vida política. Y Estuardo 'Tallo' Marrou volvió a lo suyo, a ser el profesor que educa, orienta y deja huella. De los 58 años de vida institucional que al 2020 tiene la UP, Estuardo estuvo fuera de ella solo dieciocho meses, de agosto de 1966 a marzo de 1968, el tiempo que duró su posgrado en la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos. Luego ha cumplido tareas de rector y cargos administrativos, siempre en la UP, y siempre, hasta ahora, manteniendo la cátedra y el contacto con los alumnos.

ALUMNI UP: Mirando atrás, ¿podría decir que se arrepiente de algo o que haya dejado alguna tarea pendiente?

ESTUARDO 'TALLO' MARROU: Siempre quise ser profesor y aunque trabajé en administración y en la bolsa de valores, me alegro de haberme decantado y persistido en la tarea de educar, aunque mi querida esposa Carmela me recuerde, con cariño y simpatía, de vez en cuando: "¡A qué hora se te ocurrió dejarle el negocio a Raúl, fíjate, hoy seríamos millonarios!". 

Etiquetas
Alumni UP educación

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Noticias recientes

​Durante dos días, 259 jóvenes científicos generaron propuestas para optimizar las fases de vacunación en el Perú, en un evento que fusionó a los sectores público, privado y académico.  

Por Gustavo Yamada, Director del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico.

​Columna de opinión de Alonso Villarán, profesor de Ética de la Universidad del Pacífico.