Ninguno
Pedro Martínez Fraga es reconocido como Profesor Honorario de la Universidad del Pacífico
11 de diciembre de 2018
El Fondo Editorial de la Universidad del Pacífico publicó la versión en español de “La utilidad pública en el derecho internacional. Una revisión de la soberanía regulatoria en la era global”. El libro propone una nueva visión del concepto de utilidad pública.
Pedro Martínez Fraga es uno de los líderes con mayor reconocimiento en la práctica de la litigación y el arbitraje internacional. Fue el primer hispano en ser reconocido como uno de los cuatro miembros delegados del Panel de Conciliadores del Centro Internacional de Solución de Controversias de Inversiones del Banco Mundial. Ha representado a Argentina, Guatemala, El Salvador, Brasil, Chile, Ecuador, España y República Dominicana en litigaciones internacionales.

Más allá de su sólida experiencia, Martínez Fraga es un prolífico productor de contenido. Ha escrito más de 50 artículos académicos y ha publicado seis libros sobre Derecho Internacional privado y público.

El Fondo Editorial de la Universidad del Pacífico publicó la versión en español de “La utilidad pública en el derecho internacional. Una revisión de la soberanía regulatoria en la era global”. Durante el evento de presentación de esta nueva edición del libro, se reconoció a Martínez Fraga como Profesor Honorario de la UP. 

El evento inició con las palabras de Fernando Cantuarias, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad del Pacífico, quien destacó su trayectoria como uno de los principales practicantes de litigación y arbitraje internacional. “Es un fiel creyente del Derecho de las Inversiones como mecanismo de desarrollo de países de tercer mundo. Explica a sus alumnos que la consolidación de la seguridad jurídica es fundamental para los inversores extranjeros y es el medio más efectivo para el desarrollo de los países. Estamos al frente de un jurista en el sentido preciso de la palabra”.

Martínez Fraga se dirigió al público y resaltó el problema de la expropiación en los tratados unilaterales y la utilidad pública. “Son los estados los que definen su criterio de lo que es utilidad pública y en el nombre de la utilidad pública se han hecho muchas cosas buenas, pero también malas. Seguimos con un legado de utilidad pública que data de la época de Homero y de la Grecia clásica”.


El Profesor Honorario destacó que los griegos de Atenas tenían dos moralidades: la moral o la ética personal que estaba subordinada al Estado con la finalidad de que prevalezca la utilidad pública y la del Estado. “Esto hace que la utilidad pública se convierta en casi una norma absoluta, capaz de justificar hasta la esclavitud antiguamente, cuando un sabio al cruzar una línea territorial se convierte en un antrópodo, una cosa con pies que puede ser posesión de terceros”.

Al finalizar su discurso, Martínez Fraga recomendó a la comunidad intelectual, meditar sobre este concepto. “Yo sugiero que un criterio que siempre se pueda cumplir, es vacío y sin ningún tipo de significado. El abogado Ítalo Carrano, quien participó de la mesa de presentación del texto, resaltó que el texto confronta el derecho del Estado a regular sobre sus recursos naturales y las limitaciones que desea poner el elemento personal a la protección de los inversionistas.

“La tarea es difícil, a mí me surgieron muchas dudas durante la lectura: cómo encontrar el concepto de utilidad pública en un mundo fragmentado, por qué no funciona y cómo reemplazarlo”, anotó.

José Daniel Amado, jurista que también participó como panelista del evento, se dirigió al público y remarcó el esfuerzo del autor. “No es común encontrar un libro que nos permita revisar principios que ya se debatían en épocas anteriores a la antigua Grecia”.

Etiquetas
Fondo Editorial

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Noticias recientes

​El piloto del proyecto está conformado por 530 camiones con GPS. La información recopilada de estos vehículos permitirá generar políticas públicas para contrarrestar problemas como la congestión vehicular.

​Raúl Encalada Verastegui conocerá el Digital Factory de Scotiabank en Canadá ​

​​Las autoridades de la universidad se dirigieron a los nuevos graduados y, a través de sus discursos, los felicitaron por su logro académico y resaltaron los retos que afrontarán como profesionales.