Ninguno
Juan Julio Wicht, veinte años después de la liberación de la Embajada del Japón
07 de septiembre de 2017
El 23 de Agosto se llevó a cabo un sentido homenaje a la vida de Juan Julio Wicht. El evento contó con la participación de Samuel Matsuda, Dante Córdova y Luis Chang Ching, ex rehenes de la Residencia del Embajador de Japón.
La entrega, el desprendimiento y la vocación de Juan Julio difícilmente dejarán de sorprendernos. 

Este año celebramos los 20 años de la liberación de 72 rehenes que vivieron durante 126 días en cautiverio en la Embajada de Japón, es por ello, que en la Universidad del Pacífico deseamos hacer memoria de la decisión de Juan Julio Wicht de permanecer como rehén. 

Durante la toma de la residencia del embajador de Japón, en 1997, por parte del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), el padre Wicht decidió quedarse retenido pese a que los terroristas le propusieron integrar la lista de quienes serían liberados. Prefirió quedarse para compartir su suerte y cumplir su misión de sacerdote. Un ejemplo que nos resulta admirable. 

“La valiente decisión de continuar en ese infierno, cuando puso irse, describe a Juan Julio como una persona capaz de sacrificarse para ayudar a su prójimo”, Samuel Matsuda, ex rehén en la Residencia del Embajador de Japón. 

"Soy sacerdote. ¿Puedo quedarme?" fue la respuesta que el sacerdote Juan Julio Wicht le dio al líder del MRTA Néstor Cerpa cuando iba a ser liberado junto a un grupo de rehenes. Dante Córdova Blanco explicó la solidaridad de Juan Julio. “Él antepuso su vida misma el bienestar de sus amigos de cautiverio, así era Juan Julio”. 

Mientras que, Luis Chang Ching, ex rehén en la Residencia del Embajador de Japón, nos cuenta lo que pensó cuándo Juan Julio gritó que se quedaría como rehén. “Decidió entregar su vida, ¿Por qué? Porque habría corrido la misma suerte que nosotros. A nosotros nos despojaron la libertad, y nos habrían despojado la vida. Él hizo entrega voluntaria. El recuerdo que yo tengo de Juan Julio es el de sacerdote”. 

Todos los domingos, el Padre Juan Julio celebraba la Santa Misa para los secuestrados y sus captores. 

Sus vivencias fueron volcadas en el libro Rehén voluntario: 126 días en la residencia del embajador del Japón; en el que narra todo lo ocurrido dentro de la sede japonesa. 

“Juan Julio dejó una huella en la memoria de los 71 rehenes que acompañó por 126 días, hace 20 años. Dejó una huella en sus alumnos de la UP, dejó una huella en sus compañeros por su gran calidad de persona, dejó una huella en su familia por su gran corazón, dejó una huella en la historia de nuestro país por su solidaridad y valentía, que hoy tanto necesita el país. Definitivamente, dejó una huella”, Cinthia Wicht Aguirre, egresada de la Universidad del Pacífico.

En sintonía con su labor sacerdotal, fue también economista y catedrático. Desempeñó el cargo de Decano de la Facultad de Economía y de Director del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico. 

“Vocación por la excelencia, la intelectualidad y la libertad de pensamiento. Es un hombre de vocaciones. Nos ha dejado el testimonio de las vocaciones que uno puede tener en la vida”, Elsa Del Castillo, rectora de la Universidad del Pacífico.


Etiquetas
2017 Embajada de Japón Embajador Elsa Del Castillo Japón Juan Julio Wicht Rehenes Dante Cordova Cinthia Wicht Aguirre Samuel Matsuda

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Noticias recientes

​​Antonio Cusato y Francisco Galarza, investigadores del CIUP, son los autores junto con colegas nacionales e internacionales​ de los proyectos ganadores del concurso, en el que​ participaron 126 propuestas.

El Departamento Académico de Humanidades y el Centro Cultural de la Universidad del Pacífico presentaron el Conversatorio y exposición fotográfica: “Patentes e inventos en el Perú 1896-1914. Transferencia tecnológica durante la primera globalización”, que se presentó en la Universidad del Pacífico desde el 6 de setiembre.
La Facultad de Ingeniería de la Universidad del Pacífico realizó el Dataton UP 2017 que brindó la oportunidad a los escolares de explorar y analizar información para crear ideas disruptivas que generen cambios positivos en nuestro país.